Como preparar a su niño


Usted puede preparar a su niño para una extracción de sangre explicándole de qué se trata


Por lo general, es mejor decirle por adelantado al niño que le van a sacar sangre. Cuando el niño sabe de qué se trata, es probable que se sienta menos preocupado por lo que va a suceder. Algunos padres creen que el niño se va a preocupar demasiado si le avisan con mucha antelación. En la mayoría de los casos es buena idea decirles un día o dos, antes de ir al laboratorio.


Qué pueden hacer los padres para ayudar


Lo que usted puede hacer para ayudar a su niño a prepararse para una extracción de sangre depende de la edad del mismo. Lo que puede ser efectivo para un niño de muy corta edad es a menudo diferente de lo que puede ayudar a un niño mayor.
Su propia reacción ante una situación de estrés puede influir en la reacción del niño. Por ejemplo, si usted demuestra preocupación porque su niño va a recibir un pinchazo, es posible que el niño se preocupe más de lo que está. Pero si usted demuestra calma, es muy posible que el niño se sienta más tranquilo.


Distraer al niño es de gran ayuda


La distracción suele ser útil para cualquier niño. La mejor manera de distraerlo durante el pinchazo de una aguja depende de la edad del niño.

De 12 meses a 2 años de edad

Distraiga a su niño con burbujas o juguetes que se mueven y hacen ruido. Los molinetes, las varitas mágicas y los juguetes con luces son muy útiles.


De 3 a 5 años de edad

Traiga al laboratorio el juguete favorito de su niño, para que pueda sostenerlo mientras le extraen la sangre. Las burbujas o los juguetes con luces y sonidos también pueden ser de utilidad.


De 6 a 12 años de edad

Los juguetes con luces y sonidos aún pueden ser útiles si su niño tiene esta edad. Los videojuegos, los libros de "buscar y encontrar" y los animales de peluche u otros juguetes que traiga de su hogar también pueden ser de gran ayuda.
Soplar burbujas es una actividad que puede distraer a un niño mayor. La respiración profunda que debe hacer para soplar las burbujas puede ayudarle a relajar.
Algunos niños mayores pueden recurrir a su imaginación para distraerse. Haga que su niño cierre los ojos e imagine un lugar o una actividad favorita. También puede contarle chistes o historias. Si se trata de un adolescente, las historias, los chistes y los juegos de imaginación también pueden ser útiles para distraerlo.